Dieta para la anemia ferropénica

Dieta para la anemia ferropénica

Los alimentos que consumimos están estrechamente ligados a algunas enfermedades bastante comunes, tales como la anemia por falta de hierro, también conocida como anemia ferropénica. Una mala alimentación puede llevarnos a sufrir la deficiencia de este mineral, por tanto, es necesario que sigamos una dieta para la anemia, repleta de alimentos ricos en hierro, para así combatirla de forma eficaz y dejar de lado cualquier carencia nutricional.

¿Qué es la anemia ferropénica?

La anemia ferropénica tiene su origen en una bajada del porcentaje de hierro inorgánico que acumula nuestro organismo, reduciendo de esta manera el recuento de glóbulos rojos o hematíes.

Los glóbulos rojos son los encargados de aportar el oxígeno necesario a cada una de las células de nuestro cuerpo y si baja el hierro y por tanto los hematíes, empezaremos a acusar los primeros síntomas de la anemia: cansancio, palidez y/o sensación de debilidad en el cuerpo.

Tipos de alimentos que contienen hierro

En una dieta para la anemia ferropénica, tendremos que aprender a distinguir primero entre los dos tipos de hierro que existen y donde los podemos encontrar:

  • El hierro hemo. Aquellos alimentos que contengan hierro hemo serán los que tengan un origen animal: la carne, los pescados, el hígado, los mariscos, etc. Además, se absorbe mejor que el hierro no hemo, por lo que debería consumirse en mayor cantidad.
  • El hierro no hemo. Se trata de los alimentos con hierro de origen vegetal, que se encuentra en: las legumbres, los productos enriquecidos en hierro, las verduras y hortalizas y algunos frutos secos.


La mejor dieta para una anemia ferropénica

Alimentos para la anemia por falta hierro
Para combatir una anemia ferropénica con la dieta, es imprescindible incluir en nuestro régimen diario alimentos ricos en hierro para la anemia, consumiendo tanto aquellos que contienen hierro hemo, como los que contienen hierro no hemo.

También es importante saber que existen ciertos alimentos que favorecen la absorción del hierro por parte de nuestro organismo, por lo que deberemos encontrar la mejor combinación. Aquí tienes un par de claves para hacerlo:

  • Si te decides a consumir legumbres en tu dieta para la anemia por falta de hierro, es muy recomendable que las acompañes con alimentos con vitamina C, como los cítricos, el pimiento, el tomate o el perejil. Los productos que contienen ácido cítrico, ácido ascórbico o ácido málico se encargan de favorecer la correcta asimilación de este mineral.
  • Si nos decantamos por la carne, el huevo o el pescado, podemos optar por elegir un buen postre rico en vitamina C, como las frutas ricas en hierro para la anemia: naranjas, kiwi o fresones.

Compartir este artículo

Sin comentarios

Añade tu comentario