Dieta para combatir la anemia crónica

Alimentos para la anemia crónica

 Alimentación para combatir la anemia crónicaAlgunas enfermedades crónicas pueden resultar en un déficit de hierro que puede desembocar en una anemia persistente. De forma general, una vez que se traten los síntomas de la enfermedad principal se atenuarán los efectos de esta falta de hierro, aunque siempre es recomendable seguir una adecuada dieta para la anemia que ayude a contrarrestar sus síntomas.

Para ello, se deben seleccionar los mejores alimentos que contengan hierro e incluirlas en nuestra dieta para la anemia crónica. Si estimulamos la formación y tratamos de evitar la pérdida de este valioso mineral, contribuiremos a restablecer el recuento de glóbulos rojos, cuyo descenso es el culpable de la aparición de la anemia.

Alimentos ricos en hierro para combatir la anemia crónica

Dependiendo de las causas de la anemia, se deberán tomar unas medidas determinadas y si la deficiencia de hierro está implicada directamente, ser capaces de seguir un régimen repleto de alimentos ricos en hierro para la anemia. También es posible que les sean recetados suplementos de hierro, aunque poder absorberlo también de forma natural y a través de las comidas que realicemos, resulta una ventaja de salud.




Algunas de las claves precisas para seguir una adecuada dieta para la anemia crónica son:

  • Pescados y moluscos. Los alimentos que contienen más hierro son algunos moluscos como los bereberechos, las ostras, los mejillones y las almejas, pudiendo llegarse a obtener 24 mg de este mineral por cada 100 gramos consumidos. Pescados como las anchoas y las sardinas, también tienen un elevado porcentaje férreo.
  • Carnes y vísceras. El hígado de ternera y la morcilla de sangre roja son perfectos en cualquier dieta para la anemia crónica, conteniendo entre 10 y 14 mg de hierro. Las carnes en general gozan de un porcentaje importante de este mineral, además de ser un hierro de absorción fácil.
  • Las frutas y verduras. Los higos desecados, los orejones y las fresas son frutas ricas en hierro para la anemia, además de tener un excelente sabor. También debemos tener en cuenta aquellas que tienen vitamina C, que ayudan a absorber el hierro adecuadamente. En cuanto a las verduras, no olvides aquellas que tengan la hoja verde oscuro, como las espinacas, que tienen entre 3 y 4 mg de hierro por cada 100 gramos.
  • Las legumbres y frutos secos. Aunque su absorción del hierro sea menor, las legumbres como las lentejas o los garbanzos, son muy valorados en una dieta rica en hierro, además de contener una elevada calidad nutricional. Súmale algunos frutos secos, como las almendras, las pipas de girasol o los pistachos.

Compartir este artículo

Sin comentarios

Añade tu comentario