Dieta para hipotiroidismo y menopausia

Dieta para hipotiroidismo y menopausia

Teniendo en cuenta que los síntomas del hipotiroidismo y de la menopausia pueden llegar a confundirse, es conveniente que acudas a tu médico para descartar cualquier tipo de patología o diseñar una dieta para hipotiroidismo y menopausia adecuada. Una alimentación equilibrada y una dieta para el hipotiroidismo específica pueden ayudarte a sobrellevar los posibles efectos negativos.

Alimentos adecuados para hipotiroidismo y la menopausia

Si la carencia de yodo es una de las principales causas de la tiroides baja, una alimentación rica en yodo contrarrestará el descenso de hormonas que trae consigo la menopausia. El pescado, el marisco, las verduras y los vegetales son apuestas seguras en una dieta para menopausia e hipotiroidismo saludable.

El consumo de alimentos ricos en fibra (manzana, plátano, sandía, kiwi, pan, arroz, pasta, legumbres, soya) y en vitamina A (melocotón, calabaza, ciruelas, nectarinas, mangos, papayas y zanahorias) es lo más recomendable en una dieta para la tiroides. Tomar lácteos desnatados también es una buena opción a la hora de reducir los efectos negativos del hipotiroidismo durante la menopausia como la osteoporosis.Alimentación para la tiroides baja y la menopausia


Alimentos prohibidos en el hipotiroidismo y la menopausia

Las personas que tienen hipotiroidismo y las mujeres que han entrado en la menopausia suelen tender a la subida de peso. Es por esto que los embutidos, las carnes muy grasas y las frituras no son los alimentos más saludables en una dieta para regular la tiroides equilibrada.

Tanto o más ocurre con los alimentos muy azucarados como la bollería industrial, los refrescos y las bebidas alcohólicas, muy perjudiciales en la relación entre hipotiroidismo y menopausia porque pueden elevar los niveles de colesterol.

Por último, prescinde de aquellos vegetales que, como los bociógenos, son alimentos prohibidos para el hipotiroidismo porque impiden la correcta absorción del yodo por la glándula tiroides.

Compartir este artículo

Sin comentarios

Añade tu comentario