Inicio » Dietas terapéuticas » Dietas para enfermos de los riñones

Dietas para enfermos de los riñones

Nada favorece más a los enfermos de riñones como llevar una buena y adecuada dieta alimentaria. Prestar atención a los alimentos que ingerimos y a sus aportes en proteínas, grasas y azúcares.

Las proteínas, que se encontramos en la carne, el pescado y los huevos son los que mas trabajo le dan a nuestros riñones, pero a la vez son muy necesarios y valiosos en nuestra alimentación. Por lo tanto su ingesta debe procurarse solo en dosis necesarias y no en grandes cantidades.

Si  tiene alto el colesterol está más expuesto a tener problemas en los riñones, en este caso deberá disminuir considerablemente el consumo de grasas al igual que ocurre con las personas diabéticas que también deberán restringir el consumo de azucares.

En algunas frutas como la banana, el limón y la naranja, podemos encontrar potasio, este enemigo de los enfermos renales, se elimina mal por los riñones, se acumula en la sangre y puede resultar claramente peligro

Si tiene hipertensión arterial, debe tener en cuenta que esta dolencia afecta el buen funcionamiento de muchos órganos, entre los que se encuentran los riñones, por lo tanto disminuir el consumo de sal es fundamental para su enfermedad renal.

Dentro de los alimentos favorables para los riñones, encontramos la sandía, una fruta altamente diurética que ayuda a limpiar los tejidos y la sangre, su jugo está considerado uno de los mejores alidadas de los enfermos de riñones

Otras aliadas de los enfermos renales son las alcachofas, las uvas y las manzanas mientras que el apio es muy reconocido por eliminar los cálculos y arenillas. En los casos de crisis agudas, se recomienda el ayuno absoluto, que junto con el reposo son los factores que mejor favorecen al paciente y a la disolución de los cálculos renales

En estos casos extremos se puede seguir una dieta líquida, ayudan mucho los diuréticos naturales como la ortiga y la cola de caballo, los juegos de fruta o de zanahoria o simplemente el agua mineral preferentemente si gas. Cuando se obtiene una mejoría, se pueden agregar alimentos crudos como los cereales integrales, frutas secas y ensaladas, pero siempre en pequeñas dosis y con suma moderación.

En todos los casos de enfermedad de los riñones, es fundamental mantener un elevado consumo de agua, cuanto mas aumente la cantidad de líquido, mas disminuye sus posibilidades de padecer de cálculos de riñón. Es de vital importancia que al menos beba unos 3 litros de agua diariamente, en caso de que prefiera ingerir infusiones o jugos de fruta, debe de considerar a aquellos que no contengan calcio en sus componentes, como ser la leche y los derivados lácteos que deberá descartar por completo.

En los casos en que la enfermedad renal tenga como consecuencia que orine poco o que esté muy hinchado, recuerde que las infusiones con diuréticos naturales como la ortiga y la cola de caballo cumplen la doble de función de aportar liquidos necesarios con su ayuda para la eliminación