Dieta para reducir el colesterol infantil

Dieta para bajar el colesterol en los niños

El colesterol infantil es necesario para el desarrollo y crecimiento adecuado de los más pequeños, pero sólo si los valores porcentuales están dentro del rango normal según cada edad. Los expertos establecen como normal los valores inferiores a 170 mg/dl de colesterol total y a 110 mg/dl de LDL-colesterol, por lo que si un niño supera el mínimo deberemos cambiar sus hábitos alimenticios y su estilo de vida. Cada vez es más habitual que los porcentajes de colesterol infantil sean altos por lo que crece la necesidad de sustituir su alimentación deficiente por dietas saludables y educar en hábitos más saludables lejos del sedentarismo y próximo al deporte y la vida sana.

Cómo bajar el colesterol en los niños

Los niños no llegan a entender una explicación médica ni que tiene que bajar el colesterol malo con dieta, sólo entienden lo que les gusta y lo que no. Por eso, no podemos imponer una dieta para bajar el colesterol, sino reeducar su alimentación hacia alimentos que bajan el colesterol para ir eliminando aquellos alimentos que lo suben. Una de las cosas más difíciles en las dietas para el colesterol infantil son las frutas y las verduras, pero existen muchas recetas saludables y sabrosas que nos permitirán mezclar esos alimentos buenos para reducir el colesterol infantil con otros más aceptados. De hecho, podemos convertir las frutas en saludables zumos, batidos o jugos para bajar el colesterol en los niños.

Alimentos prohibidos para el colesterol infantil

Entre los alimentos prohibidos en la dieta para bajar el colesterol, habrá algunos que los niños serán más reticentes de eliminar de su dieta. Por eso a la hora de diseñar un menú de dieta para bajar el colesterol de los más pequeños habrá que tener en cuenta los siguientes alimentos restringidos en la dieta de un niño con colesterol infantil:

  • Mantequilla: sustituir en el desayuno este alimento rico en grasas saturadas por tostadas con aceite de oliva. Se pueden untar con tomate también para que se queden más jugosas.



  • Leche entera: se puede cambiar por leche semidesnatada o incluso desnatada, sobre todo si el niño toma muchos lácteos. El resto de la alimentación de calcio y vitaminas A y D se pueden completar con otros alimentos como los frutos secos, las frutas desecadas y las verduras. También se podría alternar con otras bebidas vegetales, como la leche de avena, de arroz o de almendra.
  • Bollería con grasa trans: al igual que en la dieta para la diabetes infantil hay que eliminar los bollos industriales. No obstante, de vez en cuando se puede sustituir por bizcochos caseros con harina integral, frutos secos y poco azúcar.
  • Palomitas de maíz en microondas y pizzas: es mejor hacerlas de forma casera.

Compartir este artículo

Escribir un nuevo comentario